Nos encantaría conocer tu experiencia.
×
Haga clic en la parte de la página que desea dar su opinión sobre
×
La retroalimentación le permite reportar problemas relacionados con nuestro sitio web. También te animamos a enviar comentarios e ideas generales.
Califique su experiencia con este elemento específico
Por favor, seleccione un tema
¿Cuál es tu sugerencia?
Email
¿Qué tan probable es que recomiendes nuestra tienda?

Cómo se revisa una balsa salvavidas

Cómo se revisa una balsa salvavidas

La balsa salvavidas es un elemento de seguridad al que se le debe prestar la máxima atención, puesto que de su buen funcionamiento puede llegar a depender nuestra vida en caso de necesidad. Los procesos de fabricación y verificación de calidad, así como las homologaciones de los elementos que las componen, hacen que una balsa salvavidas pueda ser operativa durante muchos años con plena garantía. No obstante, las condiciones de estiba a bordo de una embarcación, sometida a las inclemencias meteorológicas (altas temperaturas en verano a pleno sol y bajas temperaturas en invierno) a la vez que la humedad y el salitre; pueden llegar a afectar determinadas partes de la balsa salvavidas y su contenido. Es por este motivo que las balsas salvavidas se tienen que revisar de forma regular, según lo estipule el fabricante o la normativa vigente. Las operaciones de revisión deben realizarse en un servicio oficial autorizado por el fabricante y por la autoridad competente, que garantizan que los procedimientos de revisión y los materiales utilizados son de la máxima calidad conforme a los estandares del fabricante.

¿En qué consiste la revisión de una balsa salvavidas?

La revisión de una balsa salvavidas se divide, fundamentalmente, en cuatro fases:

  • Comprobación del contenedor
  • Comprobación de la estructura
  • Comprobación del sistema de inflado
  • Comprobación del equipo de seguridad que contiene la balsa

1.- Comprobación del contenedor

Las balsas salvavidas se presentan habitualmente en contenedores de fibra de vidrio, altamente resistentes a la intemperie y a impactos. En el caso de balsas ISO 9650 de 4, 6 u 8 plazas; pueden presentarse también en bolsa o saco de transporte. O en contenedores de material plástico, más ligero que los de fibra de vidrio. El contenedor o bolsa se debe comprobar en cada revisión, para verificar que no presenta deterioro o rotura. Que protege adecuadamente a la balsa. Que la salida de la boza de disparo está plenamente operativa sin obstrucciones. Que llevan la identificación adecuada con el modelo y número de serie de la balsa.

Revisión de la estructura de una balsa salvavidas

2.- Comprobación de la estructura

La estructura de una balsa salvavidas puede ser de caucho, neopreno o PVC. Está formada por dos tubos inflables independientes, unidos firmemente entre sí y conectados mediante válvulas anti-retorno para el inflado de los mismos. Los tubos de flotabilidad deben estar firmemente unidos al suelo y al arco de la capota, que a su vez tiene que estar unido a la capota. La capota debe garantizar la protección contra lluvia, oleaje y de los rayos solares a los ocupantes de la balsa. El suelo tiene que poder soportar el peso de todos los ocupantes de la balsa, sin sufrir desgarro ni separación de la estructura y, además, debe contar con bolsas de lastre en el exterior que, al llenarse de agua, garantizan la estabilidad de la balsa frente al oleaje y el viento. Todos estos elementos y las uniones entre sí deben comprobarse minuciosamente en cada revisión puesto que los cambios de temperatura y la humedad pueden llegar a debilitar las uniones y costuras entre los elementos. Se comprueban una por una todas las uniones, el sistema de adrizamiento, el correcto cierre de la capota y las eslingas y escala de acceso al interior de la balsa desde el agua. También, por supuesto, en el interior de la balsa.

3.- Comprobación del sistema de inflado

Una balsa salvavidas lleva un cilindro relleno con CO2 y N2, en cantidad suficiente para garantizar el inflado total de la estructura en cualquier condición de temperatura exterior. Para que se infle la balsa, hay que tirar de la boza de disparo para actuar sobre el percutor que perfora la boca del cilindro y vierte el gas en el interior de los tubos de la balsa. El gas, cuando sale del cilindro, se expande a gran velocidad llegando a congelar los elementos que componen el circuito. Por ese motivo estos componentes deben ser de alta calidad. Los tubos de inflado de la balsa se comunican entre sí mediante válvulas anti-retorno y deben ser capaces de soportar el cambio brusco de presión a que se ven sometidos en cuestión de segundos al activar la balsa salvavidas. El cilindro contiene más gas del necesario para el inflado, de modo que garantice el total inflado de la balsa incluso en condiciones de muy baja temperatura ambiente. Todo el gas sobrante debe salir de la balsa por las válvulas de sobre presión, de modo que un inflado excesivo no llegue a afectar las costuras y uniones de los elementos. Todos estos puntos deben comprobarse, y así mismo comprobar el calibrado de las válvulas para que abran y cierren a la presión adecuada. Normalmente las balsas se inflan con aire comprimido y seco mediante filtros para hacer los test de presión de trabajo o test de sobre presión según sea el caso según la antigüedad de la balsa y cada cinco años, se hace una prueba de inflado con el gas del cilindro y posteriormente se rellena y retimbra el cilindro. El cilindro y percutor se comprueban en cada revisión, haciendo los test con herramientas homologadas y calibradas para tal fin.

Inspección del interior de una balsa salvavidas

4.- Comprobación del equipo de seguridad

La balsa salvavidas lleva en su interior un equipo de seguridad con el contenido según lo que indique la homologación de la balsa y el uso para el que está destinada. Estos equipos pueden ser tipo ISO o tipo SOLAS B o SOLAS A. El contenido de estos equipos son elementos de ayuda a la supervivencia de los ocupantes de la balsa en condiciones de emergencia. Señales de socorro como bengalas, cohetes, bote de humo, espejo de señales, silbato, linterna de señales, reflector de radar, etc. O material de primeros auxilios como botiquín, ayudas de protección térmica para heridos, pastillas anti-mareo, etc. También artilugios para garantizar el buen funcionamiento de la balsa, como puede ser un kit de reparaciones de emergencia, un inflador, achicador para sacar agua, espiches. Y en las balsas oceánicas raciones de alimento y agua e incluso un kit de pesca. Todo este material debe sacarse de la balsa y revisarse uno por uno, comprobando las caducidades y sustituyendo aquel material caducado o a punto de caducar y el deteriorado por el tiempo o las condiciones de almacenamiento.

Una vez comprobado todo lo anterior, debe volver a empaquetarse la balsa de modo adecuado para un buen funcionamiento. Se dice que revisar balsas salvavidas es un oficio, pero el empaquetarlas es "un arte". El orden del plegado, la posición de cada elemento y cada pliegue que se hace al empaquetar la balsa, está estudiado por el equipo de ingenieros que la diseñó para que el desplegado inmediato en caso de emergencia sea totalmente efectivo. Así pues, el proceso de empaquetado debe cumplir al pie de la letra las instrucciones del fabricante haciendo coincidir cada punto del proceso, siendo ésta una tarea ardua por el volumen y peso de las balsas salvavidas. Finalmente quedan debidamente empaquetadas en su contenedor o bolsa, listas para ser estibadas a bordo y ser desplegadas si fuera necesario.

Plegado de una balsa salvavidas

Todo el procedimiento de revisión se hace bajo un estricto protocolo de trabajo que garantiza que ningún punto es pasado por alto. Finalizado el proceso, se emite certificado de las condiciones de la balsa salvavidas y su buen funcionamiento. El certificado de una balsa, además de la identificación de modelo, número de serie y barco al que pertenece; tiene que informar de las fechas de fabricación, último retimbre del cilindro y caducidad de todos los elementos caducables. Así como la fecha y empresa responsables de la revisión y buen funcionamiento de la balsa y fecha prevista para la próxima revisión.

Este servicio lo desarrollamos en Promonautica en primera persona, puesto que nuestro personal y nuestras instalaciones están certificadas por los fabricantes de las marcas que representamos y las autorizaciones de la Capitanía Marítima de Barcelona y Dirección General de Marina Mercante. Seguimos un estricto protocolo de calidad en los trabajos realizados y sólo utilizamos recambios originales proporcionados o autorizados por los fabricantes. Y todo ello, gracias a que no dependemos de servicios externos, al precio más competitivo del mercado. Consulta nuestras tarifas de revisión de balsas salvavidas y el Plan de Tarifa Plana de Revisiones para balsas nuevas adquiridas en nuestro establecimiento. Ofrecemos servicio tanto a barcos particulares de recreo, flotas de charter y buques profesionales.

Comentarios