Nos encantaría conocer tu experiencia.
×
Haga clic en la parte de la página que desea dar su opinión sobre
×
La retroalimentación le permite reportar problemas relacionados con nuestro sitio web. También te animamos a enviar comentarios e ideas generales.
Califique su experiencia con este elemento específico
Por favor, seleccione un tema
¿Cuál es tu sugerencia?
Email
¿Qué tan probable es que recomiendes nuestra tienda?

AGM, Gel, ácido, qué tipo de bateria comprar?

AGM, Gel, ácido, qué tipo de bateria comprar?

En un barco las baterías juegan un papel crucial y al comprar una nueva batería siempre se nos presenta la duda sobre qué tipo de batería comprar: de plomo-ácido, de AGM, Gel,...? Lo cierto es que no hay una batería "ideal" o universal que sea adecuada para todo tipo de uso, existen ventajas y desventajas para cada tipo de batería o para cada uso. Te explicamos las diferencias:

Batería sellada de plomo-ácido:

Capaces de proporcionar una alta intensidad de energía en el arranque, las baterías selladas de plomo-ácido también son la tecnología más extendida y menos costosa. Por lo tanto, tienen la ventaja de ser fáciles de encontrar, pero rápidamente muestran sus límites en términos de rendimiento. De hecho, las baterías de plomo-ácido están limitadas en la cantidad de corriente que pueden entregar. Como ejemplo, una batería de 37 kg ofrece una corriente de 800 amperios. Si necesitas más potencia, tendrás que añadir más baterías, y por tanto más peso y espacio. Esto puede ser particularmente problemático en embarcaciones pequeñas. Además de esta mala relación peso/energía, las baterías de plomo-ácido ofrecen una cantidad baja de almacenamiento de energía y requieren mantenimiento regular. En resumen, son una solución económica pero poco eficientes. Además tienen el inconveniente de que si llegan a descargarse por completo los vasos se comunican y son prácticamente irrecuperables.

Baterías de gel: ideales para baterías de emergencia

Para funcionar, una batería necesita placas y un electrolito: es entre la corriente y las placas que se crea la corriente. En las baterías históricas, este electrolito es líquido, lo que no es óptimo para un barco que no está destinado a ser estable. Las baterías de gel se pueden volcar, pueden soportar fácilmente una escora en un barco y ofrecen un 30% más de capacidad de almacenamiento que una batería estándar. Gracias a un electrolito de gel, las baterías de gel son muy resistentes a las vibraciones. Las baterías de gel se han utilizado en la industria durante casi 40 años y tienen la ventaja de una tasa de descarga muy baja, lo que las convierte en excelentes candidatas para todas las aplicaciones de emergencia. Por ejemplo, se pueden encontrar en generadores de hospitales, gracias a su vida útil de 10 a 20 años.  Se pueden descargar completamente sin que se dañen ni pierdan efectividad y no requieren ningún mantenimiento particular. ¿Su único inconveniente? Su recarga se considera lenta, porque la batería no está adaptada a altas corrientes de carga y descarga y por tanto, tampoco son efectivas como batería de arranque o altas intensidades (hélice de proa, molinetes, etc.)

Batería AGM: el compromiso entre gel y plomo

AGM significa "Absorbed Glass Mat". Como su nombre indica, las baterías AGM tienen un electrolito de gel y un separador de fibra de vidrio entre las placas. Una versión híbrida de las baterías de plomo-ácido y gel, las baterías AGM se han vuelto cada vez más populares en el sector marítimo en los últimos 10 años. Ofrecen un excelente compromiso entre estas dos tecnologías: más eficientes que las baterías de plomo-ácido y menos costosas que las baterías de gel. Por el mismo peso, una batería AGM ofrece casi el doble de potencia que una batería de plomo-ácido (18 kg para 800 Amp). También tienen una vida más larga (tasa de autodescarga entre 1 y 3% por mes). En promedio, las baterías AGM son un 30 % más caras que las baterías de plomo-ácido, pero son relativamente fáciles de encontrar en el mercado. Por otro lado, cabe señalar que algunos modelos no admiten descarga total. Por lo tanto, se recomienda no superar el 80% de la descarga para no dañarlo.

Baterías de litio: excelente rendimiento, pero alto precio

Aunque existen desde hace unos diez años, las baterías de litio realmente se han democratizado en los últimos 5 años. Basados ​​en la tecnología de fosfato férrico de iones de litio, tienen una densidad de energía tres veces mayor que las baterías de plomo ácido, para las mismas dimensiones. Esta excelente relación potencia/volumen permite disponer de mucha corriente en espacios reducidos. Por ejemplo, es posible reemplazar 4 baterías de gel con una sola batería de litio. El ahorro de peso permite duplicar la capacidad energética: ¡un punto crucial en el mundo de la náutica!

La otra gran ventaja de las baterías de litio es que es posible utilizar toda la energía almacenada en la batería. En una batería tradicional de 100 Amp, es imposible utilizar más del 50 % de la batería, a riesgo de no poder recargarla. ¡Por el contrario, una batería de litio es capaz de descargarse al 100%! Además, se recargan el doble de rápido que las baterías tradicionales. Esto es particularmente interesante para los barcos, que pueden reducir el tiempo de funcionamiento del generador, por ejemplo. Por todas estas razones, las baterías de litio tienen el viento en sus velas... Para aquellos que pueden permitírselo. Aunque su precio tiende a bajar de año en año, las baterías de litio tienen un precio elevado. Esta es una inversión significativa, pero debe verse a la luz de la vida útil y la comodidad de uso. Como recordatorio, la vida de una batería se correlaciona con su número de ciclos. Mientras que una batería de litio dura 500 ciclos, otro tipo de baterías apenas superan los 250 ciclos de carga.

Comentarios